¿Ya conoces la historia de los chiles en nogada?

FOTO ESPECIAL

Ciudad de México.-Los chiles en nogada son tan maravillosos como la leyenda que los antecede. Pese a las muchas versiones sobre su origen, hay dos especialmente conocidas que se remontan al Primer Imperio Mexicano. 


La primera dice que fueron inventados por las Hermanas Agustinas del convento de Santa Mónica en Puebla, con motivo del santo de Agustín de Iturbide y su presencia en la ciudad. Hay otra variante en la cual se cuenta que fueron las Hermanas Clarisas quienes los hicieron por primera vez en 1821, también para Iturbide.


La otra historia dice que fueron tres jóvenes poblanas las que, para celebrar el regreso de sus prometidos a la ciudad, se reunieron y cocinaron este platillo (no sin antes haber solicitado la bendición de la Virgen del Rosario y San Pascual Bailón), tomando como inspiración los colores de la bandera Trigarante.


Cualquiera que sea la verdad, lo cierto es que los chiles en nogada son el reflejo por excelencia del mestizaje. Comenzando por los ingredientes, que muestran la influencia del virreinato en la introducción de la carne, especies como las granadas y las nueces; así como la asimilación de ingredientes prehispánicos como el chile.


No se equivocan cuando dicen que no cualquiera puede cocinar un chile en nogada. La exótica receta tiene como base un chile poblano perfectamente pelado y desvenado que guarda en su interior un relleno exquisito formado por carne molida de cerdo y res, frutas de temporada: pera de leche, manzana panochera, durazno criollo, nuez de castilla; frutos secos: uvas pasas y piñones. 


Esta maravilla gastronómica se sirve cubierta por una capa de huevo levantado y frito, que, de no ser suficiente se baña de una salsa blanca hecha con crema, nueces de castilla, queso de cabra, y se rocía con granada.


Es por demás decir que estamos en la temporada ideal del año para comer uno, ya que es la época en que se cosechan sus ingredientes. Si eres de los afortunados en probarlos estas fiestas 
 

si