19S: En la calle Tonalá viven con temor por el edificio de Viaducto 67

Por Ignacio Campos

Christian es un vecino que vive en la calle de Tonalá, Roma Norte, a pocos metros del edificio de Viaducto Miguel Alemán 67 afectado por el sismo, y a doce meses del suceso, el inmueble permanece exactamente igual desde el trágico acontecimiento del 19 de septiembre del 2017.

“Estoy con la zozobra de pensar que si llega a haber otro movimiento el edificio se termine de caer, nunca se sabe qué pueda pasar. Las veces que ha vuelto a temblar siento que se nos va a venir encima. Nadie se ha acercado con nosotros, ni nos han dicho qué va a pasar”, dice Christian.

 

 

La calle de Tonalá continúa cerrada al tránsito vehicular desde su cruce con la calle Bajío y  casi en la esquina con Viaducto se encuentra bardeado con madera que impiden parcialmente la visibilidad hacia la planta baja, sin embargo, en los pisos altos se puede observar muros, trabes y columnas fracturadas.

Algunos vecinos aledaños al edificio denunciaron que éste ha sido vandalizado y que además es usado para el consumo de alcohol y drogas en su interior.

“Varios días después del temblor vimos que algunas personas entraban al edificio, pero realmente no te podría decir si eran dueños, o personas que venían a robar, ahora sí que cómo sabemos quién es quién y todas estas situaciones nos dan temor”, expresa el vecino de la calle Tonalá.

La Secretaría de Protección Civil de la Ciudad de México informó en enero de este año que mantenía  el expediente del inmueble de Viaducto Miguel Alemán 67 como “Edificio Dictaminado para No Demolición”.

Este dictamen significa que tiene daño estructural moderado y daño no estructural grave, por lo que es necesario que sea rehabilitado para eliminar el riesgo de un posible colapso.

Ha pasado un año, pero aquí en el edificio de Viaducto 67, pareciera que no ha pasado nada,  a pesar de su evidente deterioro, continúa invisible para las autoridades.