Los casinos online de México serán clave para la recuperación de la industria en 2022

alcaldia benito juarez

No hay área de la economía que no haya sido modificada por la pandemia de Covid. En la gran mayoría de los casos, estos cambios han sido para peor. Así lo indica la recesión global, de la que México no está exceptuado.

 

En particular, el área del entretenimiento y el turismo fue de las más afectadas. Dentro de ese rubro, los casinos pueden ser uno de los sectores más perjudicados. Las salas de juego presenciales tuvieron que cerrar sus puertas durante un largo período, y, a pesar de que han reabierto, los niveles de concurrencia no han aumentado mucho.

 

Para paliar la crisis del sector, es fundamental la actividad de los casinos online. Durante lo peor de la pandemia y los sucesivos confinamientos, miles de usuarios comenzaron a experimentar con las apuestas en línea. Este proceso se mantiene en alza y sin dudas colaborará con la recuperación de la industria.

El fanatismo por los casinos online en México

 

El auge del juego en línea no solo está ligado al cierre de los casinos de tierra, sino también a la variedad de oportunidades que ofrecen los operadores virtuales. En muchos aspectos, se podría pensar que los casinos online son versiones mejoradas de las salas tradicionales. Esto se debe a numerosos factores que apelan directamente al público mexicano y que dan cuenta del éxito del sector.

 

En primera instancia, se pueden mencionar las inmejorables condiciones de seguridad ofrecidas por los operadores de apuestas online. Como la Ley de Juego mexicana no trata la actividad de estos actores de modo explícito, los servidores se regulan según los estándares de las autoridades internacionales de la industria. Esto quiere decir que existen institutos de renombre mundial que entregan licencias a los operadores legales. Entre los sellos más conocidos en México se cuentan los de la Autoridad de Juego de Malta y la Comisión de Juego del Reino Unido. 

 

Otro punto a favor de los casinos online es la pluralidad de juegos, que sería impensada en un casino de tierra. Es que la modalidad virtual permite innovar con las reglas y los límites de los juegos más conocidos. Así, existe una infinidad de ruletas, tragamonedas, mesas de póker y blackjack, cada cual con reglas originales y creativas.

 

Además, los casinos online permiten acceder a las apuestas en cualquier momento, desde cualquier lugar, gracias a las apps para jugar desde el teléfono. Esta practicidad hace que, aun cuando los casinos de tierra estén abiertos, muchos usuarios prefieran continuar con la modalidad virtual. Asimismo, el juego en línea permite controlar mejor los gastos, puesto que los casinos se vinculan con métodos de pago optimizados para gestionar dinero por Internet.

La crisis de la industria del juego en México

 

A pesar de la contribución del juego online, la industria está en un muy mal momento. Según la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta (AIEJA), la recuperación recién podría verse en febrero de 2022. Es que las cifras del sector se redujeron drásticamente. Los 25 mil millones de pesos anuales que representaba el mercado en 2019 cayeron a 10 mil millones en 2020.

 

Si bien el 96% de las salas de juego del país están abiertas, la situación no ha cambiado mucho. El aforo permitido es del 75%; no obstante, la concurrencia efectiva es del menos del 50%. Esto se debe a que muchas personas aún tienen miedo de salir o no se han adaptado a las reglas de la nueva normalidad. El único estado que aún no ha permitido el regreso de los casa es la Baja California Sur.

 

En ese sentido, Miguel Ángel Ochoa, presidente de AIEJA, refirió que han sido «de las industrias más castigadas, los primeros en cerrar, los últimos en abrir». Este dato pareciera explicar la lentitud de la industria en lograr recuperarse por completo.

 

Además, Ochoa fue crítico con las medidas dispuestas para el sector del juego: «Si la pandemia aumenta, no tiene que ver con que los casinos estén abiertos. Cerrar los casinos no es arreglar la pandemia; en cambio, abrir los casinos es ayudar a la reactivación de la economía, impulsar el empleo, mejorar las inversiones y recibir más impuestos», expresó.

 

El rol del sector del entretenimiento y las apuestas será clave para la recuperación general de la economía mexicana, que tiene al turismo como uno de sus grandes bastiones. Mientras tanto, la industria del juego continuará contando con la prosperidad de los operadores en línea.

si