Conoce la última pulquería de la Portales

Foto: Facebook oficial Pulquería La Paloma Azul

Cuidad de México.- Desde que los Franciscanos en el año 1553 llegaron a Atoyac -que significa lugar de manantiales, donde corre el agua o donde nace el agua-, hoy conocido como Santa Cruz Atoyac y que es una de las 56 colonias que integran la alcaldía Benito Juárez (BJ), se sabe que había producción de pulque. Esta bebida milenaria de origen prehispánico, producida a partir de la planta de maguey o agave y que en un primer proceso es el aguamiel y posteriormente al fermentarse se convierte en pulque, aún se consume en este territorio.

 

Foto: Facebook Pulquería La Paloma Azul

 

En la avenida Popocatepetl en el número 154, que hace esquina con el Eje Central, aún existe una de las pocas pulquerías que sobreviven en la Ciudad de México: La Paloma Azul. Los dueños del establecimiento, aseguran, que es la última pulquería del barrio de Portales, colonia vecina de Santa Cruz Atoyac en Benito Juárez, y popularmente conocida como “La Paloma”, se establece en dicha ubicación desde 1942.

 

En 1990 la pulquería es comprada por el señor Guillermo Ramírez Flores, quien actualmente también es propietario de la Ex Hacienda de Xochuca, localizada a nueve kilómetros del municipio de Tlaxco, Tlaxcala, en la que se trabaja en el rescate del “nectar de los dioses”. El maguey, llamado “árbol de las maravillas” por su valor medicinal, nutrimental y artesanal, se cultiva en una extensión de 150 hectarias de tierra que pertenecen a la hacienda.

 

En el momento en que el aguamiel pasa por el proceso de fermentación y se convierte en pulque, la bebida está lista para su consumo y es llevado a “La Paloma”, desde Tlaxcala hacia la Ciudad de México. Si decides visitar este lugar puedes pedir pulque blanco o un “curado”, que es la mezcla de pulque y frutas, verduras, cereales o semillas; hay curados de piñón, pistache, avena, guanábana, nuez, jitomate, guayaba, apio, entre otros sabores.

 

La Paloma Azul implementó la venta de tacos de salsa de molcajete como acompañamiento de la bebida, algunas veces tacos de carnitas o tamales. Con un horario de 10 a 21 horas, de lunes a domingo, el consumo de pulque en este establecimiento se ha convertido en un sitio de convivencia, fiesta y regocijo; por ello, la gente que lo visita es variada y se ha propiciado un ambiente familiar y de tradición. El escenario de fondo para los visitantes es un gran mural en sus paredes, en el que el personaje principal es la planta de maguey, la música en vivo con guitarra en mano, o programada desde la rocola, y un vaso del elixir.

 

(Con información de la página oficial en Facebook Pulquería La Paloma Azul)

NZM

si